colombia Noticias

Colombia celebra a ritmo de salsa y mapalé en el Mundial Brasil 2014


La enrachada selección de Colombia ha dejado para la posteridad una coreografía a ritmo de salsa y pasajes de mapalé, una danza con raíces africanas.

Y el responsable de todo esto es Pablo Armero: el autor del primer gol en la victoria de Colombia por 3-0 sobre Grecia en el estreno.

“Esa idea es del más alegre del grupo: Pablito Armero”, reveló con una sonrisa el zaguero Cristhian Zapata el sábado. “Siempre practicamos por si hay algún gol. Todo es idea de Armero, quien siempre arma el desorden en el grupo”.

Roger Milla saltó a la fama en Italia 1990 no sólo por sus goles, sino por su estilo de celebrarlos, moviendo rítmicamente la cintura en el punto de córner. Cuatro años después en Estados Unidos, Bebeto festejó una diana moviendo las manos como si estuviese meciendo a un bebé.

El Mundial de Brasil ya tiene su festejo para el recuerdo, y se baila al ritmo colombiano.

Desde el primer tanto del defensa Pablo Armero contra Grecia, el festejo de los colombianos se abrió paso en Brasil, y ni se diga el que siguió al primer tanto de James Rodríguez contra los marfileños en el Estadio Nacional de Brasilia. Este en particular, se regó como pólvora en las redes sociales.

Después de su gol de cabeza, Rodríguez se fue a un sector fuera de la cancha cerca de la banca de su selección y comenzó el baile, bien sincronizado y a ritmo de salsa, con la participación de más de la mitad del equipo titular y de algunos suplentes. Meneíto para allá, meneíto para acá… y a seguir jugando.

No debe extrañar este tipo de celebraciones en un grupo de jugadores inspirados y dirigidos por el argentino José Pekerman. Colombia es un país que lleva la fiesta y la música en sus venas. Y la salsa está muy arraigada en la nación sudamericana.

Por algo a Cali, en el departamento del Valle del Cauca, se le conoce como la “Capital de la salsa”.

Los festejos también han llevado por momentos pasos de mapalé, una danza con ritmos cortos y acelerados, así como palmoteo constante, que se ejecuta principalmente en el Caribe colombiano.

“En cada grupo tiene que haber un momento que aporte alegría y en nuestro caso es ‘Minia’ (como se le llama popularmente a Armero), ese bálsamo de alegría que necesitamos”, dijo el veterano arquero Farid Mondragón. “Las concentraciones son largas y a veces hay tristeza, pero él siempre está con esa dosis de alegría y felicidad que ha contagiado el equipo”.

Otras motivaciones más personales y familiares impulsaron al brasileño Bebeto a imponer un nuevo estilo de celebrar cuando marcó uno de tres goles de la victoria por 3-2 contra Holanda para avanzar a las semifinales. Brasil terminó alzando la copa.

Recién había nacido su hijo Matheus y Bebeto no encontró otra manera de agasajarlo en la cancha. A su homenaje tras la anotación se sumaron Mazinho y Romario.”Es como si hubiera tenido a Matheus en mis brazos”, rememoró Bebeto años después.

www.LaPrensaSalsera.com

289 Veces visitadas totales 289 Veces vista hoy