21 Noticias

Historia Del Día Nacional De La Salsa en Puerto Rico


Puerto Rico | .- El Día Nacional de la Salsa es el evento más relevante del género salsero en Puerto Rico. Su creador y fundador, Pedro Arroyo, tuvo la visión de ir transformando este espectáculo en una tradición que año tras año cobra más vigencia en fanáticos de la isla y en el mundo entero. Ya son tres décadas las que han reunido a personalidades del ámbito musical, para ofrecer por espacio de varias horas la reunión salsera más esperada entre los melómanos.

Es un placer recordar el primer Día Nacional de la Salsa en el Estadio Pepito Bonano en Guaynabo, Puerto Rico. Ante miles de seguidores que jamás pensaron que este inicial encuentro marcaría para siempre parte de lo que nos define como cultura, y que con el paso del tiempo, sería la plataforma que internacionalmente representaría a grandes talentos del patio. En el 1984 le dedicaron al “Sonero Mayor”, Ismael Rivera, junto a un selecto grupo de orquestas, un día para recordar eternamente. Entre estas bandas se encuentran Pedro Conga & La Internacional, Orquesta Mulenze, Sonora Ponceña y Eddie Palmieri y su orquesta entre muchas otras. Hasta el género del merengue fue representado por Jossie Esteban y La Patrulla 15 demostrando que la música tropical gustaba, unía y era símbolo de hermandad.

Algunos de los inmortales de nuestro pentagrama musical han sido honrados con homenajes y dedicatorias en los días nacionales como: Tito Puente, Santos Colón, Tito Rodríguez (homenaje póstumo), Héctor Lavoe, Celia Cruz, Tite Curet Alonso, Mario Ortiz, Juancito Torres, Ray Barreto, Jerry Masucci, (homenaje póstumo), Rafael Cortijo (homenaje póstumo) Tommy Olivencia, Charlie Palmieri (homenaje póstumo), Manny Oquendo, Ángel Luis Córdova “Paleco” y Frankie Ruiz (homenaje póstumo) entre otros. En estos 31 años este histórico acontecimiento ha rendido tributo a grandes compositores como: Gloria González, Roberto Angleró, Ramón Rodríguez y Johnny Ortiz extendiendo el agradecimiento a los que aportan con sus letras la magia de la creatividad. Personalidades y relevantes músicos trompetistas, arreglistas, y productores musicales como Rafael Viera, Héctor Maysonave y Jerry Masucci también han recibido ese merecido reconocimiento.

En las últimas ediciones el Día Nacional de la Salsa ha integrado excelentes coreografías por cuerpos de baile dirigidos por grandes maestros y bailarines profesionales aportando un toque diferente y refrescante. La magia de la tecnología también ha hecho posibles hermosos recuerdos de los grandes exponentes que ya no se encuentran en vida, y a través de la proyección de visuales todos los presentes se han beneficiado de las aportaciones que los pioneros cultivaron en sus épocas de gloria. Adicional a estas innovaciones, diferentes grupos juveniles y orquestas representando las nuevas generaciones salseras han tenido la oportunidad de presentar sus propuestas musicales para beneficio y preservación del género.

El Día Nacional de la Salsa ya es más que un encuentro de grandes agrupaciones: personas de todas las esferas sociales separan esta fecha para reencontrarse con su clase graduanda, con familiares que no tienen la oportunidad de visitar por la distancia, saludar a compañeros y ex compañeros de trabajo, amigos y hasta muchas de las parejas que se han conocido bailando, se han enamorado llegando al altar y celebrando la boda en el mismo estadio. Este evento marca el precedente de reunir a varias generaciones de familiares que en sus comienzos asistieron siendo adolescentes, y en la actualidad vienen acompañados por padres, hijos y nietos. La familia salsera ha crecido y continúa apoyando a esta fiesta de pueblo que se ha caracterizado por una gran asistencia dentro y fuera del complejo a celebrar. Muchas personas madrugan para encontrar el lugar idóneo en el estacionamiento, el cual se convertirá en su estadía temporera en lo que finaliza otra edición esperada, y rodeados de mucha cordialidad cocinan, juegan dominó, celebran cumpleaños, aniversarios, bailan y se benefician de la extensa gama de artesanías y artículos de todo tipo que exhiben vendedores exaltando a grandes salseros y el orgullo de ser puertorriqueño.

Esta histórica reunión une a personas de muchos países fomentando una interacción de intercambio de culturas en todos los niveles. El comportamiento que posee el pueblo salsero ha quedado demostrado en tres décadas sin incidentes que lamentar. Muchos de los presentes traen a todos los miembros de la familia, y sentados en armonía comparten y disfrutan además de ser testigos y formar parte en la historia que se hilvana año tras año para el mes de marzo tradicionalmente. Sabemos de testimonios que aseguran estar ahorrando todo el año para decir presente al evento aunque sea a lo único que asistan. Coleccionistas hacen su agosto presentando diferentes discografías de salseros en varios formatos no dejando morir así esto que nos une como idioma universal.

Pero todo este esfuerzo que el señor Pedro Arroyo diseñó a través de un sueño que pudo realizar no hubiese sido posible sin el respaldo del pueblo salsero. Tan es así, que en el 1993, 1997 y 2008 le dedicaron a ese pueblo salsero el Día Nacional de la Salsa agradeciendo lo que ellos han convertido en el evento más significativo de la música tropical. Gracias a los miles y miles de fanáticos que por más de treinta años han apoyado el desfile de las mejores estrellas latinas en suelo boricua, se puede afirmar que son los únicos héroes y protagonistas del espectáculo más esperado hasta el día de hoy. ¡Gracias pueblo salsero, sólo podemos asegurar que habrá Día Nacional para rato! (Lexie Marie Torres)

www.LaPrensaSalsera.com

3103 Veces visitadas totales 3102 Veces vista hoy