Connect with us

Published

on

El gran trompeta panameño, Víctor Paz, se ha mudado “ al otro barrio”. ¡Qué difícil escribir sobre la partida de gente querida, semana tras semana!

“ Vitín” Paz fue un amigo de nuestra familia, colega musical de mis padres y junto a mi madre Anoland formo parte de la Orquesta del Maestro Clarence Martin, por eso, desde muy joven recuerdo verlo en nuestra casa, con mi papá Rubén, conversando sobre experiencias compartidas.

Víctor Paz es un titán de la música, un ejemplo de férrea disciplina y dedicación a la perfección. En un medio tan competitivo como New York, “ Vitín” dio cátedra de trompeta y su excelencia le produjo la admiración y el respeto de todos sus colegas, además de acceso a oportunidades para integrarse a bandas que por lo general no contrataban a músicos latinos. Cuando se necesitaba al mejor trompeta, la frase era: ”busquen a Vitín”.

Poseedor de un ingenio demoledor, Víctor Paz decía las cosas de frente y sin embarazo. Estudiante eterno de su instrumento, lo practicó diariamente durante toda su vida y no permitió que su fama le hiciera olvidar que solo la disciplina puede ayudar a crear y sostener a la excelencia. Sabia que para mantener su prístina reputación tenía que mantener siempre un régimen de constante entrenamiento y estudio y así lo hizo, hasta el fin de sus días.

Tengo muchas anécdotas personales de “Vitín” y todas me han ayudado a ser no solo mejor músico; también a sostener mi actividad profesional y a ser mejor panameño. Comparto una anécdota del maestro Paz. Hablando de afinamiento, algo que consideraba esencial, me dijo que Anoland, mi madre, tenia “Perfect Pitch”, una rara cualidad que permite a su poseedor siempre dar la nota exacta, sin necesidad de ayuda instrumental para hacerlo. Cuando ambos formaban parte de la banda del Maestro Martin, antes de cada presentación Víctor afinaba su trompeta con la voz de mi mamá y no con el piano, como usualmente se hace. Le pregunte por qué hacia eso y me salió con una de sus innumerables y acertadas respuestas: “yo he oído pianos desafinados men, pero nunca he oído a tu mama desafinada”.

Víctor Paz, el “Vitin” de la leyenda, el del solo perfecto en “Puerto Rico”, de Eddie Palmieri, el integrante de las mejores orquestas, acompañante musical de “Tito” Rodriguez y Frank Sinatra, el narrador de anécdotas, conocedor de verdades musicales y poseedor de un humor seco, a veces mordaz, El Titán de la Trompeta y uno de los mejores músicos del mundo, nos deja como legado su seriedad, profesionalismo y calidad para que nos sirva de ejemplo, ahora y siempre.

¡Gracias Maestro “Vitin”! Por acá continuaremos su ruta como nos aconsejo; siempre cuidándonos del “aceite”.


Rubén Blades
5 de Abril, 2021.

www.LaPrensaSalsera.com

Sala de redacción de La Prensa Salsera Web & Magazine Twitter: @LaPrensaSalsera Instagram: @LaPrensaSalsera Facebook: La Prensa Salsera

advertisement

Tendencia